ActualidadDestacadoTandil

CON UN HOMENAJE A MARIO LATORRE, INAUGURARON EL SALÓN DE LA PEÑA DE SAN LORENZO

El “Viejo club, San Lorenzo de Almagro” –como comienza el himno de la institución azulgrana- cumplió 114 años este primero de abril y a orillas de La Piedra Movediza un grupo de apasionados hinchas lo celebró inaugurando el salón de usos múltiples y los baños de una sede social, deportiva y cultural, que seguirá transformándose en un polo de desarrollo social, gracias al empuje de los vecinos.

El acto se desarrolló con el descubrimiento de una placa en homenaje a Mario Latorre, el presidente de la Peña El Nuevo Gasómetro Tandil, que, tras haber ideado y construido el edificio con un esfuerzo de quijote, emigró de esta vida para alcanzar la eternidad de permanecer en el recuerdo de los demás como un faro luminoso, capaz de generar un entusiasmo sin igual por ayudar al otro.

“Yo quiero un viejo como el de Los Latorre. Jinete de sueños y de emociones, volando por el aire y en las llanuras, honrando la vida en las horas más duras”, dice la poesía que le regaló el poeta y músico Juan Olano y que los integrantes de la comisión directiva de la agrupación plasmaron en un cuadro colocado en el recinto, donde también hubo globos azules y rojos y una plaqueta firmada por todos.

Latorre fue uno de los tandilenses que en 1982 comenzó a arrear a los cuervos tandilenses para viajar a las canchas capitalinas y alentar a su equipo descendido. Cuando en los 90 la institución fundada por el cura Lorenzo Massa logró construir su estadio en el Bajo Flores, creó junto a Manuel Ferrarello y varios fanáticos más como Eduardo Southwell y Manuel Luján, la filial que además de organizar más visitas a los campos de juego realizó innumerables actividades sociales hasta llegar a comprar un pedazo de tierra y levantar las paredes de la casa cuerva con recursos propios.

Los impulsores del acto del viernes pidieron a los asistentes arribar a Salta 1769 con un recuerdo y un sueño porque “desde las nostalgias por lo vivido junto a un compañero que nos hace inflar el pecho de orgullo se podrá construir un futuro de grandeza y dignidad”, según explicaron.

Así, uno describió al capitán de este equipo de fervientes Forzosos de Almagro, hombres y mujeres militantes de la vida, como un superhéroe de pantalón y camisa de grafa y otros como un humano sencillo, en envase diminuto, llegado a este mundo para transformar los grandes ideales en nuevas realidades más bellas y atrayentes.

Con el paso del tiempo, su inmensa obra continuará flotando en un libro de alas negras y en el aire de esta nueva tierra santa junto a los carasucias del barrio que gambetearán la miseria que producen los hombres miserables con creativas gambetas solidarias e ilusiones de todos los colores.

“Queremos que se arrimen todos los que tengan ganas de trabajar por la barriada, sean o no del Ciclón. Acá vamos a disfrutar del arte y a construir cultura. Vamos a aprender a jugar, a caernos y a levantarnos. Queremos que vengan cineastas, profesores, escritores y lectores. Entre todos y para todos será esta nueva etapa”, arengan los sanlorencistas. 

El fuego está encendido. El resplandor de las llamas deja ver como crece la fogata y los amores desde el pie. Un poco de fe y los tambores y la vida pueden florecer.

Un mural en su barrio

Los artistas Rodrigo Achaval y Jorge Daneri, junto a Juan Olano en la coordinación general, pintaron un mural en la esquina de O´Higgins y Brandsen, frente a la Plaza Lourdes, espacio gestado por Latorre y sus amigos vecinos para los niños de esa zona. El trabajo será inaugurado este domingo a las 10 de la mañana. Luego, los asistentes jugarán un picado en el potrero lindante y compartirán unos choripanes, bajo la consigna: “¡Viva Mario; viva la vida, viva El Rioba!”. 





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba