ActualidadDestacadoTandil

FOTOGRAFÍAS DE DOLORES TUCULET EN CENTRO MÉDICO DE MARTINO

Propongo un espacio para dejar los prejuicios de lado”

La fotógrafa Dolores Tuculet expone en Centro de Diagnóstico Médico de Martino obras de tres series que se podrán ver por primera vez en la ciudad. “Propongo un espacio para encontrarse, y dejar los prejuicios de lado”, dice a modo de invitación.

Integran las series “Permítase ser”, “Permita ser” y “Girasoles” y ofrecen imágenes de naturaleza, fragmentos de cuerpos y desnudos.
Fueron realizadas en plena pandemia, cuando lo exigido era el aislamiento y lo deseado, la libertad.
“Son el resultado de la necesidad de una salida, un escape y un grito de libertad. No es necesario recordar lo que fue ese momento”, explica Lola.

Esa salida tuvo un destino: un bosque cercano al Tandil que por esos días estaba cercada y controlada como una ciudad sitiada. Allí se tomaron cientos de fotos que luego, y con poca intervención de post producción, quedaron seleccionadas como material de exposición.
“Fue pensado como un espacio de reencuentro. Un espacio para permitirnos ser y también para permitirles eso mismo a los demás”, cuenta.
Las personas que aparecen en las fotografías son amigos de Lola, invitados a un espacio donde estaba permitido explorar en busca de los propios prejuicios y de los errores recurrentes. “Un lugar donde poder mostrarnos tal cual éramos”.
“Fue un juego. La gente que van a ver en las fotos son amigos o conocidos que querían ser parte de una experiencia para sanar, sacarse eso que todos tenemos con nuestro propio cuerpo”. Y agregará luego, con un dejo de sonrisa: “Cada uno fue con su rollo, porque todos los tenemos y no son pocos. Los seres humanos estamos llenos de rollos mentales”.
Así fue la experiencia: una idea (la de retratar desnudos en la naturaleza) que de a poco tomó forma de proyecto artístico; y un juego que siempre empieza cuando la cámara fotográfica está en las manos y lista para el disparo.

Asegura que, en general, “la ida se pacta pero las imágenes, luego, van saliendo solas”. Hay mucho de juego y de improvisación.
Lola tomó cientos de fotos que luego dieron origen las series. Hay entre ellas un hilo conductor, un relato tenue y casi invisible pero necesario. Descubrir ese hilo y recrearlo es el desafío para quien asista a la muestra en Diagnóstico Médico de Martino.
“Es lindo mostrar. Es necesario, también, creo. No sé si se trata de un cierre a un tiempo de trabajo, pero es un momento en el que pasan cosas y por eso mismo está muy bueno que suceda. Dejás de ser celoso de tu obra y la mostrás. Entonces, hay otras miradas y también hay devoluciones. Creo que ese circuito es necesario y hace bien”.
Dolores Tuculet es fotógrafa y directora de dos proyectos culturales bajo el nombre de Malas Artes: una revista y una galería.
Como artista, recuerda que encontró la fotografía “por arte de magia” después de pasar por otros tipos de expresiones, incluida la música. “Empecé a jugar y luego a tomar clases y talleres con personas a las que admiraba mucho. Creo que la fotografía está más en el hacer que en sentarse a estudiar”, resume.
“Mi disparador fue encontrarme con fotos analógicas. Retratos de gente que ya no está y sin embargo esas imágenes perduran en el tiempo. Esa mística y esa magia, esas historias de mundos desconocidos, es lo que más amo de la fotografía”.
Como gestora cultural, imaginó, vio nacer y crecer el proyecto Malas Artes: un espacio de “revalorización y difusión de arte local”.
“Me encanta ese lugar de encuentro y de difusión. Me encanta hacer para los demás porque eso hace a la construcción de la comunidad, pero sobre todas las cosas me gusta ese espacio porque hay pocas cosas más lindas que generar puentes entre las personas”, resume Lola.





Mira también
Cerrar
Botón volver arriba